Adapta la batería a ti y no tú a la batería. Esta es la premisa por la que todos debemos comenzar, si no preparas los tambores a nuestras necesidades es probable que adquiramos una mala posición frente a ella, con esto llegarán las desagradables lesiones musculares. La altura adecuada de tu Tama frente a ti más una calibración cómoda de tu silla serán indispensables para que toques cómodo y sin problemas.

¿Qué vas a lograr con estos arreglos? Sin duda que una excelente ejecución, gastarás menos energía buscando una buena estabilidad. Un sillín acolchado y fuerte debe estar a una buena altura, ayudará para la comodidad de piernas, brazos y espalda: muy alto provocará un aumento del arco en la espalda y presión innecesaria; mientras que si está bajo causará una pérdida de la curva de la parte inferior de la columna y se arquearán los hombros. En consecuencia, tendrás tensión de cuello y mucha presión a la columna.

¿Cómo debe ser la posición de tu batería? Partiremos por la caja: necesitamos tocar con volumen y potencia, debe ir frente a nosotros más alta que nuestras piernas para que no interfiera el golpe de las baquetas, así la podemos tocar fácilmente con las dos manos y con mayor potencia. El bombo y charles con sus pedales debe estar en una posición cercana a los noventa grados y a la misma distancia del sillín, tus pies adoptan una postura en V con la caja en medio; es muy importante que tus pies estén relajados mientras no estés tocando.

Finalmente los timbales, que deben estar cercanos entre si. El pequeño lo ajustaremos por debajo de la altura de nuestro pecho y el más grande a una altura cercana a la caja, así no extenderemos demasiado los brazos para llegar a él.

Con estos tips al comienzo de cada sesión o al momento de armar tu Tama, de lo único que te debes preocupar es de disfrutar de hacer buena música.